15 de Abril


(El sueño, Henri Rousseau - 1910 - MoMA - NYC)

Eran ganas de viajar, nada más; pero sentidas con una vehemencia que las potenciaba hasta el ámbito de lo pasional- y alucinatorio. De su deseo surgieron visiones; su imaginación, no apaciguada aún desde que iniciara la pausa en el trabajo, y empeñada en representarse de golpe todos los horrores y prodigios de la abigarrada tierra, se forjó con ellos un modelo. Y vio, vio un paisaje, una marisma tropical bajo un cielo cargado de vapores, un paisaje húmedo, exuberante y monstruoso, una especie de caos primigenio poblado de islas, pantanos y cenagosos brazos de río; entre una lasciva profusión de helechos, sobre una maraña de vegetación ubérrima, turgente y de disparatadas floraciones vio erguirse velludos troncos de palmera, próximos y lejanos; vio árboles extrañamente deformados hundir sus raíces en un suelo de aguas estancadas y sombríos reflejos verduzcos, donde, entre flores acuáticas de color lechoso y grandes como bandejas, grupos de aves exóticas de pico monstruoso y cuello hundido miraban de soslayo, inmóviles en medio de los bajíos; entre la nudosas cañas de un bosque de bambúes vio brillar las pupilas de un tigre acechante... Y sintió su corazón latir de miedo y de enigmáticos deseos.

(La muerte en Venecia, Thomas Mann. - Traducción: Juan del Solar)

PD: Un trozo de lo mejor que he leido. Este fragmento (de 1912) describe la sensación que yo llamo "pulso armónico" pero llevado casi al éxtasis. Un texto que recuerda a otros textos de Borges (El Aleph - 1949) o Stendhal (Roma, Nápoles y Florencia - 1817).

1 comentario:

Nicho dijo...

ámbito de lo pasional
exuberante y monstruoso
lasciva profusión de helechos
(Inmensos bosques de coníferas y helechos arborescentes cubrían los continentes, purificando la atmósfera de anhídrido carbónico, decía en su introducción a la Prehistoria la Enciclopedia infantil que estudió Umbral),
disparatadas floraciones
velludos troncos
nudosas cañas
vegetación ubérrima/ubrérrima