4 de Septiembre

Me llega a última hora del día de ayer, ahora escribo esto y es la madrugada ya, una petición de Nacho para que, ya puestos a ser exhibicionistas (después de su anécdota todo ya es posible) cuelgue el correo que le envío yo a G en un momento emotivo porque ya por fin se vuelve de NYC y que también cuelgue su contestación.

En fin, así son las cosas:

.....

1 de Septiembre - Crónicas de Agosto

El mes de agosto de fue. El verano se fue. Quizá sea una disculpa el haber esperado hasta este día para no contestar a los correos, pero hay que tener en cuenta que el hecho de actualizar el blog todo el verano ya era, en cierta manera, tener a la gente informada sobre las peripecias veraniegas. Bien es cierto que no es lo suficiente directo y personal para con los más íntimos.

El verano se fue, se avecina la rutina. Un día tras otro para recordar "lo que hicimos el último verano". Gracias P por ese reportaje fotográfico integral en el que alegra ver que las caras de todos siguen igual y que son felices. Yo he reflexionado mucho sobre las consecuencias de desaparecer una larga temporada. Porque, G, te hemos echado de menos, yo desde luego una barbaridad. Qué poco valoramos con gestos y palabras, en esto me lo aplico sobre todo a mí, la amistad cuando uno se ve con frecuencia. Creemos que es lo normal estar siempre juntos. Pero de pronto uno se va, de vacaciones o lo que sea, y desaparece en cuerpo. Pasan los días, llegan las crónicas de agosto y uno se imagina, viviendo en la lejanía, las peripecias del otro. Incluso, con afán de reportero, vive peripecias para el otro (que luego las publiquen en Internet ya es otro tema, jajaja). Todos deberíamos pasar una larga temporada desaparecidos, de uno en uno, es todo un ejercicio de contraste, de química interpersonal.

¿Qué le ocurre a una solución salina 3 molar cuando eliminamos el óxido de dihidrógeno?

Si al agua con sal le quitamos el agua nos quedamos sólo con la sal. Porque muchas veces uno valora la presencia del otro en función de las cucharadas de sal que pone a la relación (o como decía Julie Andrews "con un poco de azúcar esa píldora que os dan") y olvida lo que es más importante de la mezcla: "el agua". La transparecia, la omnipresencia, el medio.

Digamos que por un momento se me pasó por la cabeza que G había abierto la puerta neoyorkina demasiado y que la madrileña se cerraba. Me vi como un vaso lleno de sal, un inmenso océano de soledad, seco como la mojama. Entonces llegó lo mejor que he leído de esos deliciosos correos, directo como un puñetazo de alegría a la boca del estómago, sin avisar:

"Besos y os veo pronto vuelvo el 8 de sep!"

Que bella frase, simple y habitual "os veo pronto", cuando hace tiempo que no nos vemos.

-------

Y la contestación (sólo el comienzo):

2 de Septiembre - Diario de G

[...]

Hoy llevo un día especialmente a flor de piel y esto a las 3,30 de la mañana ha sido la guinda. Vuelvo a Madrid no sé si como agua, como sal o como azúcar, pero sí sé que con muchas ganas de vosotros.

[...]

1 comentario:

El pez dijo...

Pasan lentos los días
y muchas veces estuvimos solos.
Pero luego hay momentos felices
para dejarse ser en amistad.

Mirad:
somos nosotros.

(Fragmento de "Amistad a lo largo"; Jaime Gil de Biedma)

Nos lo envía Nacho para completar el texto.