30 de Septiembre - 9 de 12


Todavía no he superado el concierto de ayer. Estaba en el sofá tumbado y me he acordado del regalo de Roberto, mi amigo Napolitano, que me ha traido una especie de turroncitos de almendra bañados en chocolate negro... joder qué buenos están, van a echar por tierra la operación faja (es la vuelta de la operación bikini).

1 comentario:

Mirada dijo...

y el envoltorio es preciosisimo...
besos, miles.