200/365 - 54,79%


Bajo los focos, ante las cámaras. Público que observa al público que observa. Un escenario que gira transponiendo los planos, jugando con el travelling de la cámara cuando es realmente la escena la que se mueve. Una más que notable dirección de escena de Mario Gas y una soberbia dirección musical a cargo de Plácido Domingo. Así es Madama Butterfly, el último estreno del Teatro Real de Madrid.

Un juego escenográfico en el que la dramática historia de John Luther Long es rodada en cine. Director y actores esperan la llegada del público sobre el escenario, en los prolegómenos del "cinco y acción". El primer acto pasa ante mis ojos y oídos sin pena ni gloria, quizá como en aquel primer estreno de febrero de 1904 que obligó a Puccini a introducir cambios.

El segundo acto es ya otra cosa. Tras el solitario "Un Bel Di Vedremo" comienza la apoteósica interpretación actoral, dejando casi en un segundo plano la interpretación musical de todo el reparto: un ejercicio de orquesta y actuación teatral que superan la partitura de Puccini. Y luego llegó el final del segundo acto: un momento de insuperable intimidad, bajo las cámaras que lentamente acechan a la protagonista, un instante que arrancó alguna que otra lágrima.

Silencio, oscuridad. La orquesta afina de nuevo a 440. Vuelve la luz, vuelve el drama, tercer acto. Sostenido el público de un fino hilo de seda, igual dió que se bordara el "Addio Fiorito Asil", estaba ya todo hecho.

4 comentarios:

El pez dijo...

Y esta versión para Nicho

Pablo dijo...

No sé si viste la interpretación de Cristina Gallardo-Domâs. Esta chilena nos puso el vello de punta del principio al fin de la obra el día del estreno. Impresionante interpretación. Jamás vi una ovación semejante en el Real.

El pez dijo...

No, Pablito, consciente soy de la interpretacion del estreno pero el 18 estaba la soprano italiana suplente. :-(

Nicho dijo...

Thanks indeed (¿se pone así?).

Ese es el paraíso que soñamos algunos.

Parece que las chicas son las mismas que salían en el vídeo famoso de Robert "Simply Irresistible".