10 de Noviembre


Por fin pude cenar en Le Marquis, el nuevo restaurante madrileño para fetichistas. Una carta más que aceptable (hombre, aunque no es la comida el motivo principal para venir a este restaurante). El solomillo con crema de trufa y orejones avainillados una delicia. Y no digamos los cócteles, recomendación por el "marquis martini", con base de maracuyá y una pizca de chile insolente.

Si se quiere uno gastar unos dineritos más, hay una salón/habitación separado para cenar en una cama. Caben más o menos 8 personas y cuesta, creo, 800 euros. Después, en el sótano, hay una pista de baile y varios sofás y butacones, todo de cuero negro. Yo al sitio, aunque un pelín hortera, le pongo un notable alto.

2 comentarios:

batanero dijo...

Tengo tu blog como referencia para organizar mis próximas visitas a Madrid...

ana dijo...

caben más o menos 8 personas y cuesta, creo, 800 euros.

¡esas cosas no se cuentan¡ ;-)