31 de Octubre - 10 de 12

Podría titular la noche de hoy como "Soy un gilipollas".

Llevo más de 15 años viviendo en Madrid y últimamente me las doy de conocer los sitios con más encanto de la ciudad. Pues resulta que me llevan a eso de las 2 de la mañana a La Coquette Blues Bar, un garito subterráneo cerca de la Puerta del Sol y allí descubro, estupefacto, que estoy en la meca del blues en la ciudad de Madrid. Un sitio con la solera de los grandes y yo con mi cara de gilipollas.

El concierto espectacular. El guitarrista y solista, de cuyo nombre ahora no me acuerdo, avanzada ya la noche, se marca 10 minutos de exhibición abandonando el escenario con su guitarra eléctrica de cable muy muy largo, se mete entre la gente, deja la sala principal y se pira a la sala de la entrada en donde está la barra (todo esto sin dejar de tocar y con la gente ayudándole, sin que él se diera cuenta, para que el cable no se enganchara en el gentío) y al parecer se pidió una copa (yo no le veía desde mi silla) mientras el resto del grupo le seguía acompañando desde el escenario. Para haberlo grabado.

4 comentarios:

Nicho dijo...

El lugar y el grupo eran rarísimos (raramente buenos).

Juan Carlos Márquez dijo...

Yo he estado más de tres veces en ese sitio, y más de cuatro.

ana dijo...

esas cosas que descubres, pececillo, son maravillosas.

Lucia dijo...

años ha yo también frecuentaba esos sitios...