15 de Mayo



(Un paseo por Madrid - 2007)


Hoy es San Isidro, patrono de Madrid. La versión de "La llorona", una de mis canciones mexicanas (mejicanas para los señores de la RAE) favoritas, es de un grupo madrileño que se llama Fábula. Llevo todo el día escuchándola sin parar.

Se la dedico a mi Madrid, ahora que se acerca el final:

Ay de mí llorona
llorona de azul celeste,
me quitaran de quererte llorona
pero de olvidarte nunca...

[..]

Si ya te he dado la vida
qué más quieres...
quieres más.
Si mueres muero contigo llorona,
si vives te sigo amando.

5 comentarios:

Estupor dijo...

No te preocupes Pez, Madrid no va a desplazarse. Después de todo, aquí seguirán Chamberí y los ascensores del Reina. Ahora es el momento de disfrutarlos.
***
Lo de Quebrados y la sangre estuvo muy bien... pero el Jueves 17 de Mayo, también en la Casa de los Jacintos (c/Arganzuela, 11), a las 21:30, sucederá algo perturbador: Sofía Rhei presenta su libro Versiones, formado por tres capítulos: (per)versiones, (di)versiones e (in)versiones. La poesía barroca española puesta boca abajo.
***
Hoy celebré San Isidro en las Ventas (por castizo no me superas):-)

JON MIKEL ALTUNA dijo...

Feliz Madrid para mí, en el recuerdo y en el presente siempre que me acerco por esa "mi" ciudad. Feliz San Isidro, aunque sea con retraso.

Mirada dijo...

NO me lo vas a creer...
pero te aseguro que a mi pasó lo mismo...
Estuvimos escuchando horas enteras la misma canción.
Gracias por estar. Un abrazo enorme.

Mirada dijo...

Pero no conocía a La Fábula (me encantan ahora... mucho...su tonalidad, tan rica.. )
Escuché esta versión
http://youtube.com/watch?v=GmzohKZCDs0

Casi tan buena como la de Chavela...

http://youtube.com/watch?v=vFGIxWAUcXU&mode=related&search=

Los tres me emocionan.

Con el nombre de Llorona se designa a un espíritu con forma femenina, que aparece por las noches, errante, y en un profundo llanto que raya en una voz sobrenatural. A veces se le designa como una mujer vestida de blanco, otras, con un manto más negro que la noche. También varía su identificación con un demonio o espíritu maligno, un alma en pena en busca de perdón, o incluso una diosa caída en desgracia.

La versión más extendida narra que en vida, mató o le mataron a su hijo, hija o hijos (varía según la tradición) y se vuelve loca tratando de encontrar sus cadáveres (o sus almas). A veces se dice que no sabe que está muerta.



Besos.

Catriela Soleri dijo...

La que a mí me contaron de niña, narra la historia de una mujer que tuvo 3 hijos con un hombre. Al que por supuesto amaba profundamente, y después descubre engañándola.

Dolida por el engaño mató a los hijos, y a ella misma.