LIFE IS LUXURIOUS LUST

(KEITH RICHARDS FOR LOUIS VUITTON)

Se dice ahora que Vuitton es la marca de las marcas del lujo en nuestro mundo globalizado. Si en su día había un reducto lujoso y lujurioso sólo al alcance de unos pocos, no siempre interesantes pero siempre interesados, hoy Vuitton se ha dado cuenta de que hay vidas de lujo.

Me han gustado todas y cada una de las últimas campañas de Vuitton, pero tengo que reconocer que esta última es la puntilla. Tener la edad del Richards, haber tenido la vida que ha tenido sin apenas pasarle factura o, más bien, habiéndole pasado todas las facturas y habiéndolas podido pagar, qué menos que un baúl de LV para guardar su mítica guitarra.

Este post se lo dedico a Nicho que, simbolizando al universo bloguero de mi pecera, le tengo un poco olvidado estas semanas. Seguro que debe estar en casa preparándose para una excursión por esos bares de tapas madrileños que tanto dan que hablar en mi día a día.

2 comentarios:

El pez dijo...

lo mejor de la foto es el redoxon que tiene en la mesita de noche...

ana dijo...

jejejeje
¡a ver si nos vemos¡