29 de Diciembre

(Bernardo Álvarez, Obispo de Tenerife)

Dice el obispo: "Sólo un 6% de los homosexuales se deben a cuestiones biológicas; no hay que confundir la homosexualidad como necesidad existencial de una persona, con la que es practicada como vicio. La persona practica, como podría practicar el abuso de menores. Lo hace porque le atrae la novedad, una forma de sexualidad distinta".

En ese instante, la periodista del diario Laura Docampo le interrumpe: "La diferencia entre una relación homosexual y un abuso está clara", a lo que el obispo responde: "Por supuesto, pero ¿por qué el abusador de menores es enfermo?". La periodista replica: "Un abuso es una relación no consentida". Y el obispo: "Puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso, si te descuidas, te provocan. Esto de la sexualidad es algo más complejo de lo que parece".

--------

Pues sí, en eso último tiene razón, que la sexualidad es más complejo de lo que parece, sobre todo de lo que le parece a este señor, que más que desconocer qué es la sexualidad, no tiene ni puta idea: ni puta idea de sexualidad, ni puta idea de comunicación, ni puta idea de religión.

Yo creo que todos aquellos que nos sentimos cristianos, que sentimos que hay cosas que hacer para mejorar este mundo, no podemos estar callados ante esta ola de integrismo analfabeto que sacude la Iglesia Católica de nuestro días.
  • Creo que ya está bien de someter a los sacerdotes al celibato obligatorio: así está el clero, cientos de homosexuales reprimidos que no soportan la tentación de un menor con las carnes prietas.
  • Creo que ya está bien de tener a la mujer apartada del sacerdocio: en todas aquellas organizaciones, sociedades y países en los que la mujer alcanza la igualdad de oportunidades con el hombre, se produce la moderación, la estabilidad social y la proliferación de los derechos humanos.
¿Por qué tenemos que soportar a esta panda, con Mr. Ratzinger a la cabeza? ¿Es que no se puede hacer nada desde dentro para sacar a esta gente de donde está?

Mañana, otra nueva infamia: misa-manifestación en la plaza de Colón, y desde las parroquias llamando a las bases. Ay madre mía, que penita de Iglesia.

7 comentarios:

Estupor dijo...

Hace mucho que abandoné la Iglesia y, por esto mismo, no me da ninguna lástima lo que suceda con ella. Ni tengo fe, ni me arrepiento. Pero sus opiniones, propuestas como dogmas, nos duelen a todos, porque hay cientos de miles de personas que piensan tal cual les dicta su parroquia, que normalmente no hace más que agredir con la palabra.
*
Hace mucho que no me siento cristiano. Sin embargo son tan hermosos los misterios. Me encanta pronunciar las palabras "transubstanciación" o "epifanía". Por cierto, conceptos tremendamente eróticos y potencialmente sexys.

Mirada dijo...

También estoy muy dolida, la ignorancia pega fuerte.

puki-nobodyisperfect dijo...

que te calles que lo que eres es un vicioso insaciable!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo Pez, no podías haber descrito mejor la situación que se produce en la actual Iglesia Católica. La hipocresía, las ansias de poder y la misoginia son, en mi opinión, los tres caracteres que mejor la definen. Desde el principio han relegado el papel de la mujer a un mero adorno, cual jarrón chino. A lo largo de su historia únicamente se han preocupado de su propia supervivencia, mirando hacia otro lado en los peores acontecimientos, como el holocausto nazi. Al igual que comenta Estupor, yo también abandoné la Iglesia, que no me representa en absoluto, desde que visité el Vaticano.

Ephedro dijo...

Cuando las autoridades sacerdotales hagan caso a su iglesia, otro gallo cantará. Eso, si les queda iglesia para cuando se den cuenta...
Buen post. Estoy contigo en los puntos de mejora necesarios para la evolución de la iglesia. Mira a los yanquis, protestantes ellos y con millones de fieles a troche y moche.

ana dijo...

Aunque atea con absoluta fe en la mortalidad del alma, digo yo: ¿Se devanó los sesos San Agustín para que no nos dejen hacer uso de nuestra voluntad e ir al infierno?.Respecto a la homosexualidad y la pederastia... Va más allá de la falacia.Es un abuso tremendo, argumentativo, pero abuso.Me alegra tu nuevo post en la fe de la posibilidad de que el poder temporal y su estado dejen de ejercer la injusticia y de propagar el miedo al hombre.

lucia dijo...

Despues de oir de una persona del opus (declarado por ella misma) que su sorpresa era grande al darse cuenta de que yo era "muy buena persona y con una etica y moralidad muy rectas, pese a no estar bautizada y que no paraba de comentarlo con su familia".(sic), ya poco me sorprende del club fundamentalista cristiano. Mientras hay vida hay esperanza de que el tema cambie..la cuestión es...¿lo veremos cambiar o quedara para próximas generaciones? Lo de los tesoros del vaticano..puff sin comentarios...