Buscando el ansia de la tarde

Igual que dos lenguas de arena
que bajo el ansia se buscan,
a la tarde, entre el viento,
por causas que no nos atañen
no alcanzan
a fusionarse, dos lenguas
de arena somos, buscando
el ansia de la tarde estamos
al viento,
incómodos por la distancia
a uno y otro lado
y abajo
el Bósforo.

(Disjuntos, Bautista Nicolás)

6 comentarios:

El pez dijo...

Sí, es para ti.

Closer dijo...

"Tiene esa belleza idiota de la juventud"
Si es-para-mí...
es-pera-me

Anónimo dijo...

Es obvio, que no lo sabes todo. Si quieres te ayudo.

Nicho dijo...

Menos mal que tienes poco tiempo.
Me gusta eso de las "lenguas de arena".

Estupor dijo...

Tiene un puntito erótico y otro nostálgico.

Altazor dijo...

Más disyunción que conjunción. Y excelente final.

Saludos